jueves, 30 de abril de 2015

¿3 mil pesos un egresado del ITC?

No soy graduado del Tecnológico de Celaya, aunque no hubiera estado nada mal. ¡Me siento muy orgulloso de sus logros! 
De verdad quiero a esa institución, me encantan sus jacarandas, estoy casado con una egresada de una de sus ingenierías, tengo grandes amigos que de ahí han salido y otros que ahí trabajan con pasión e inteligencia. He tenido la suerte de dar algunas conferencias con sus chavos, me parecen entrones, creativos, chambeadores, inteligentes y -como los muchachos de la mayoría de nuestras universidades- con el potencial de transformar para bien nuestro país.

Ayer de rebote me llegó una oferta de empleo. Buscaban un egresado del Tecno, licenciado en administración o ingeniero en informática, lo querían para asistente de la gerencia, y ofrecían un sueldo de $3,000 pesos (y no se entiende si son quincenales o mensuales). Mi primer reacción fue buscar la fecha, pensando que tal vez sería de 1995, pero no, la fecha era 29 de abril de 2015.
Después me dio mucha tristeza pensar que cinco años de formación en una institución tan prestigiada y exigente como el ITC sólo alcance para eso. Poco a poco la tristeza se ha ido convirtiendo en indignación, franco coraje y hasta encabronamiento. Y es que la oferta NO estaba publicada en el periódico, ni en alguna agencia de contrataciones, sino que era enviada por la bolsa de trabajo del propio Tecno.


Puedo entender -aunque no estar de acuerdo- que una empresa busque contratar a su personal lo más barato posible y ponerlos a trabajar lo más que aguanten, que los negreen pues; también puedo entender que haya ingenieros y licenciados que acepten esas condiciones desesperados por su situación personal y las condiciones económicas del país, lo que no puedo o no quiero entender es que una universidad invite a sus egresados a tomar ese trabajo.

¿Qué mensaje manda la bolsa de trabajo del Tecnológico de Celaya reenviando esa propuesta a sus egresados?
Pues fácil: que es adecuado que su trabajo y su conocimiento sean remunerados con esa cantidad, que dan para eso, que se conformen con pobres responsabilidades y tristes sueldos, que le tiran bajito, que la cosa está tan mal que mejor eso a nada. Que no creen en ellos.

¡No estoy de acuerdo! Es ofensivo para ellos y también para mi.
A pesar de ser un egresado de una universidad privada estoy convencido que los jóvenes que salen de las universidades públicas deben ser -y son- una fuerza poderosa, que son capaces y talentosos, que debemos valorarlos y exigirles, que deben de soñar alto y entregarse mucho, que necesitan creer en ellos mismos y en su potencial transformador. Conozco el esfuerzo y los sueños de algunos muchachos del Tecno, ¡por favor no les falten al respeto! Chavos: por favor no lo permitan, tírenle alto, chínguenle en sus estudios, atrévanse mucho, chambeen con ganas, confíen en su grandeza y apuéstenle a lo mejor que tienen: ustedes mismos. Los necesitamos.

¡Que vivan los linces de Celaya! ¡Que viva el Tecno! ¡Que vivan los estudiantes de todas las universidades públicas y privadas!

Sergio Hernández Ledward
www.facebook.com/SergioHLedward