jueves, 7 de junio de 2018

¡El mejor invento de la humanidad!

¿Cuál dirías que es lo mejor que es el mejor invento de la humanidad?

¿El internet? ¿La cerveza? ¿El automóvil? ¿La bicicleta? ¿El alfabeto? ¿Las matemáticas? ¿El dominio del fuego? ¿El Ipad? ¿Los tamales sinaloenses? ¿El futbol? ¿Los memes?

Sin quitarle ningún mérito a todos esos grandes inventos, puedo decirte -sin temor a equivocarme- que el mejor de los inventos humanos es ¡el diálogo! Si, así como lo lees, la charla, la platiquita, el intercambio de ideas, palabras, miradas, silencios. Eso es lo mejor que nos hemos dado los seres humanos, el sano cotorreo es nuestro mayor aporte al universo.
Mientras escribo estas letras, a la campaña por la presidencia de México (2018) le faltan pocos días para concluir y si hay algo que estos tiempos políticos me han dejado MUY claro es que nos hace muchísima falta aprender a platicar. La política es un buen lugar para observar con claridad la calidad de nuestras charlas y lo que llama la atención no es la pasión (que según yo nos hace también mucha falta) sino la estridencia. 
La "conversación" está llena de insultos, de mentiras, de descalificaciones burdas y sutiles y de una enorme necesidad de demostrar que nuestro punto de vista es superior al de los demás... por supuesto que esto no es exclusivo de la política, pero la política lo hace muy visible.

El diálogo implica el encuentro de mundos distintos, la reunión de lo diverso en un sólo espacio mental, el chile y el chocolate con ganas de hacerse mole. Al término de una buena charla no sólo queda vacía la copa de vino o de café, sino que la mente y hasta el corazón se hacen más grandes, los dialogantes descubren cosas que no sabían, miran el mundo desde otro sitio, se vuelven más ricos, terminan con un par de nuevas respuestas y los más afortunados con muchas nuevas preguntas. La buena conversación genera lazos, teje relaciones, construye acuerdos y respeta diferencias.

Aquí te comparto algunas ideas para  -aún en tiempos políticos- subirle la calidad a nuestra plática y aprovechar el mejor invento de la humanidad:
1) Platica para aprender y compartir. No pienses en el diálogo como una competencia, no lo veas como una guerra, mejor disfrútalo como un baile.
2) No busques convencer al de enfrente, mejor pregúntate qué puedes aprender de él o ella.
3) Escucha y haz preguntas sinceras para conocer mejor su manera de pensar. Descubre cómo su visión puede enriquecer la tuya.
4) No le temas a la diferencia, nadie a muerto ni se ha enfermado por escuchar a quien ve las cosas de modo distinto. No te está poniendo en riesgo. Cambia el "¡Estás equivocado!" por un "Me parece interesante, lo ves distinto a mi".
5) Si estás enojado, busca otro momento para charlar. Hablar desde el enojo es una gran forma de decir estupideces... y más tarde arrepentirte. (Me han contado)
6) Verifica lo que dices (y lo que crees). En estos tiempos de sabiduría facebookera y fake news omnipresentes es facilísimo irnos con la finta y terminar alimentando la mentira.
7) Si la riegas, discúlpate.
8) Haz un firme compromiso con la verdad. Comprométete tanto con la verdad objetiva (la de los hechos, datos, números) como con la verdad subjetiva (la de tus emociones, opiniones, valores y juicios)... y aprende a darte cuenta de la diferencia entre una y la otra.
9) Sácale la vuelta a las generalizaciones. Siempre hay alguien que sale lastimado después de la frase "todos los X son transas, intransigentes, ratas, ignorantes, revoltosos, clasistas, etc...", muchas veces uno de esos X es alguien a quien estimas ¡recuérdalo!
10) Relájate, ríete un poco de ti mismo y tómate un poco menos en serio.

Espero que estás ideas te sean útiles y que tengas charlas deliciosas.

¿Cuál es el secreto para un largo amor?
El diálogo entre las diferencias
- Mario Benedetti

Para dialogar,
preguntad primero;
después... escuchad.
- Antonio Machado

Por favor compárteme tus propias ideas y vamos dialogando juntos.

Sergio Hernández Ledward
www.facebook.com/SergioHLedward

jueves, 3 de mayo de 2018

Programación neurolin.... ¿queeeeé?

A veces le tengo un poco de envidia a las personas que pueden responder fácilmente a qué se dedican. Cuando alguien dice soy zapatero, maestro, cocinero o doctor es sencillo imaginar qué hacen y la importancia de su oficio. 
Cuándo a mi me preguntan, siempre pienso si será buena idea decirles que soy programador neurolingüístico... y sólo de imaginarlo me da un ataque de risa, así que mejor acabo diciendo que doy cursos, escribo y ayudo a la gente a lograr sus metas.

Programación Neurolingüística o PNL (para ahorrar tiempo) puede definirse como "un modelo de exploración y cambio de la subjetividad". Es una disciplina muy útil y poderosa con un nombre horrible y una definición rebuscada.
Aquí la palabra clave es: subjetividad. A PNL no le interesa cómo es que son las cosas y cuáles son sus características objetivas, lo que le importa es cómo piensas sobre las cosas... y cómo eso que piensas impacta todas las áreas de tu vida.
Para darte un ejemplo sencillo, si de pequeño llegaste a la conclusión que las matemáticas son difíciles y aburridas (probablemente porque tus papás habían llegado a una conclusión parecida o porque tuviste un maestro que no encontró la mejor manera de enseñarte a ti), entonces hay altas posibilidades de que dejaras la tarea de mate para el último momento, que en clase te distrajeras con facilidad y que prefirieras salir a jugar en lugar de estudiar para tu examen... y misteriosamente sacaras malas calificaciones.  Luego ya sólo es cosa de que el ciclo se repita a si mismo: me fue mal en el examen, las matemáticas son horribles, no entiendo nada, mejor estudio otro día, que flojera hacer la tarea... me fue peor en el examen, las mate...
Pero las matemáticas no son difíciles y aburridas (por lo menos no para todos), hay personas que las encuentran estimulantes, atractivas, elegantes y divertidas. En serio, yo conozco un par de personas así.
En resumidas cuentas, el punto no es ¿cómo son las matemáticas objetivamente? sino más bien ¿qué es lo que pienso sobre ellas y qué tanto me sirve pensar así? Si mis ideas sobre las matemáticas no me son útiles habría que cambiarlas, del mismo modo que habría que cambiar las ideas que me limitan sobre el dinero, la salud, las relaciones, la política, el trabajo, las emociones, etc... y de modo aún mas importante: lo que pienso sobre mi mismo.

Bueno pues PNL es una disciplina que se dedica a encontrar maneras fáciles y eficientes para cambiar lo que pensamos sobre las cosas, de modo que eso transforme nuestra manera de actuar y de sentir y por lo tanto tengamos mejores resultados.

Y si me preguntas ¿y eso cómo se hace? 
La respuesta que da la PNL es creando mejores imágenes internas, diciéndote mejores cosas y generando sensaciones de más alta calidad dentro de ti. 

Si el tema te parece interesante, hoy te puedo hacer tres recomendaciones:

  • Inscríbete a algún taller sobre el tema, asegurándote de hacerlo en una buena institución y con un buen facilitador (Puedes visitar nuestra página web para conocer nuestros próximos eventos)
  • Lee un poco sobre el tema. El libro introductorio que yo más disfruté es PNL, la nueva tecnología del éxito.
  • Échale un ojito a este video en el que platico un poco más del tema

¡Que tengas un gran día! y que las imágenes, sonidos y sensaciones que generes te sorprendan deliciosamente.

Sergio Hernandez Ledward
Sígueme en: www.facebook.com/SergioHLedward


martes, 6 de marzo de 2018

El llamado del arte


¿Qué es el arte? Si lo supiera tendría buen cuidado de no revelarlo
- Pablo Picasso

Recuerdo que hace tiempo escuché esa frase que dice: haz de tu vida una obra de arte (que algunos le atribuyen a Voltaire) y me gustó, son de esas que están para darle "like" o retwittearse, pero en realidad ¿qué significa? ¿cómo es una vida artística?

Muchos asocian el arte con las pinturas del renacimiento, la buena música, la danza o el mejor de los cines, otros -menos afortunados- piensan que un artista es alguien que sale en televisión y tiene un lindo rostro, unos más se acuerdan de sus clases de "educación artística" de la primaria y secundaria (aunque muchas de esas clases parecieran estar pensadas para acabar con cualquier impulso artístico de los chavos). Estas tres maneras de pensar hacen que el arte se nos escape y que difícilmente podamos aspirar a una vida artística.
El primer fallo es pensar que el arte es para unos cuantos superdotados, que sólo es de los Rembrandts, los Mozarts, o los del Toro. Esto nos hace pensar que es inalcanzable para el 99.9% de nosotros y que más nos vale poner los pies en la tierra y dejarnos de aspiraciones soñadoras.
El segundo fallo es pensar que las telenovelas y los comerciales son fábricas de artistas, que el dinero y la fama están al alcance de una lágrima y un grito destemplado... o de un chiste más o menos bueno en nuestro canal de youtube. Aquí está el gran riesgo de la superficialidad, de pensar que el arte es inútil e intrascendente. ¡Cuando en realidad es absolutamente vital!
El tercer fallo es pensar que lo que hicimos en la primaria y secundaria fue arte (salvo algunas honrosas excepciones), ¡todos coloreen su árbol de verde! ¡todos dibujen una palmera! Nuestro sistema educativo en realidad desprecia al arte, le dedica sólo una mísera fracción del tiempo que le dedica a las materias "importantes"... y en esa fracción sí bien nos va, aprendemos técnicas pero no arte.

¿Y por qué todo este rollo sobre el arte? ¿Por qué nos debería importar si nos dedicamos a cualquier otra cosa? Pues fácil: porque la vida nos está llamando a llenarla de arte, porque todos nacimos para ser artistas.
La definición que más me gusta de artista es la que alguna vez leí en un libro de Ken Wilber: un artista es aquel que descubre y expresa plenamente quien es en el mundo. El llamado del artista es hacia adentro, hacia lo más profundo de su corazón y su gran aventura consiste en encontrar la belleza que reside en su interior... y después atreverse a compartirla. El artista le da al mundo lo que nadie más puede dar, su manera única de observar, de escuchar, de transmitir, su regalo no es otro más que él mismo.
El artista que vive en tu interior es esa parte que se rebela ante la uniformidad, que no se conforma con ser promedio, que quiere descubrir su propia voz y utilizarla.
El artista debe ser valiente ya que lo que entrega es su esencia, el corazón de si mismo. Se necesita coraje y amor para decirle al mundo "esto es lo que soy, esto es lo que tengo, míralo, te lo brindo" No cualquiera se atreve.

Así que el artista es quien se atreve a ser el mismo y a expresarse plenamente, entregándose por completo a lo que hace. ¡Nos urgen de esos! Necesitamos que más y más personas nos comprometamos con el camino del artista, que nos atrevamos a buscar hasta el fondo del corazón y nos entreguemos por completo a nuestros quehaceres. Nos hacen falta artistas en la música, la pintura, el cine y la danza, pero también en todas las demás áreas del interés humano, imagina artistas de los negocios, la educación, la salud, el deporte y la ciencia... nos urgen artistas de la política y la administración pública.
No será sencillo convertirnos en artistas, se necesita amor y disciplina, también el atrevimiento de ir contracorriente y la valentía de mostrarnos como somos verdaderamente. No será sencillo, pero si será gozoso, en el fondo todos lo sabemos: hay una inmensa alegría en ser uno mismo... resplandecemos cuando respondemos ¡si! al llamado del arte.

Sergio Hernández Ledward
www.facebook.com/SergioHLedward

Por cierto si aún no descargas mi libro gratuito sobre creatividad. Dale click aquí: Creatividad, los caminos del pensamiento innovador.




sábado, 17 de febrero de 2018

¿Por qué voy a votar por ya-saben-quien? (Reloaded)

Creo que es momento para que muchos tomemos partido claramente, yo hoy quiero hacerlo. Tengo 41 años, soy mexicano, ingeniero industrial graduado del Tec de Monterrey con honores, tengo una maestría, varios libros publicados y me dedico a la capacitación y al desarrollo del potencial de las personas. Soy papá, me equivoco con frecuencia y deseo desde el fondo de mi corazón que nuestro país reencuentre el rumbo.
Antes de contar mis razones para votar por Andrés Manuel quiero dejar clarísimas tres cosas:
  • No creo que un sólo individuo -aún deseándolo- pueda transformar un país, más bien estoy seguro que nos toca a todos y a todas. Ya-saben-quién está lejos de ser el salvador de la patria, no es un santo, ni un súper héroe.
  • Los partidos políticos han hecho una terrible chamba. El PRI y el PAN me dan escalofríos, el PRD me enca…nija, el Movimiento Ciudadano lo más que logra es ponerme a cantar “na, na, na, na, na” y en MORENA veo algunos ejemplos luminosos y otros que me desencantan. Los candidatos ciudadanos a la presidencia no me generan ninguna confianza.
  • Tengo buenos amigos que votarán por Ricardo Anaya, por Meade, incluso por el Bronco o por Margarita. Hay otros que anularán su voto o que no se levantarán a votar. Sostengo que son buenos amigos y que, al igual que yo, desean un México más justo, más educado, más solidario. Espero que seamos capaces de dialogar con cariño sobre este y todos los temas (y que los que no se levanten a votar sean bien poquitos).

Con todo eso en la mente van 12 razones para votar por Andrés...
  1. Me da mucha confianza que nos haya presentado al gabinete que acompañará su gobierno. Es un acto valiente que me permite revisar la trayectoria de estos hombres y mujeres, y que me da una idea mucho más clara del camino por el que quiere llevar su gobierno. Es un mensaje que rompe la lógica del caudillo solitario e invita al trabajo en equipo. En otras palabras no sólo votaré por él, sino que lo haré por su gabinete. 
  2. El amigo conoce el país. No creo que haya un solo mexicano que haya visitado más pueblos y ciudades que Andrés Manuel. Le gusta estar entre la gente, escucharla y tenderles la mano (no sólo en campaña).
  3. Le gusta y sabe de la historia de México. Con frecuencia habla de Hidalgo y de Morelos, ya no se diga de Benito Juárez, también de Madero y de Lázaro Cárdenas. No es un punto menor que esas sean sus referencias.
  4. Las comparaciones que hacen entre él y Chávez (o Maduro, los rusos, o el cuate de Norcorea) me parecen un mal chiste. Su propuesta económica no es revolucionaria, sólo pone un mayor énfasis en atender la desigualdad social, lo cual desde mi punto de vista no sólo es justo y urgente, sino también inteligente. No me asustan cuando dicen que vendrá la crisis y el desastre económico con él: lo vi trabajar de la mano con empresarios e inversionistas en la Ciudad de México, creo que lo hará en todo el país. Ya hasta Germán Martínez, Manuel Espino, Roberto Gil Zuarth (todos distinguidos panistas) han dicho que no es y nunca ha sido un peligro para México. La neta yo no tengo ni un poquito de miedo de votar por él.
  5. Se me antoja muchísimo que venda el avioncito presidencial. No sólo es un acto simbólico, con 3 mil millones de pesos alcanza para un montón de cosas... y no, no llegará tarde a las reuniones de la ONU (siempre llegan un día antes). También es una gran idea revisar los contratos del nuevo aeropuerto... no es por mal pensar, peeero suena a que hay mucha lana chueca por ahí.
  6. Estoy hasta la madre de escándalos de corrupción todos los días, de casas blancas, estafas maestras, de Obedrecht y socavones… y a Andrés por más que le han buscado, rebuscado y contrabuscado no le han encontrado un solo acto de corrupción, vive modestamente y me queda clarísimo que la lana no es lo que lo mueve. Cada que ha habido una transa en alguien cercano a él, siempre han sido removidos de sus cargos, expulsados del partido y varios se han ido al bote.
  7. Propone que la mitad de su gabinete sean mujeres… y las que se integran a su proyecto son bien chingonas. Olga Sánchez, Irma Sandoval, Rocío Nahle, Graciela Márquez, Alejandra Frausto, Ifigenia Martínez, Malú Micher, Nestora Salgado, Antares Vázquez, Delfina, Tatiana Clouthier. ¡Buenazas! Son mujeres valientes, entregadas, inspiradoras.
  8. Me encanta la idea de llevarle la contraria a Fox, el jefe Diego, Ochoa Reza y Carlos Salinas. Cada que hablan mal de él, por contraste AMLO gana puntos conmigo.
  9. Nos propone atender las CAUSAS de la violencia y no SÓLO usar las balas y las condenas contra la delincuencia. La dinámica de enfrentar a la violencia con más violencia e irracionalidad ya demostró que no es la solución. Ya no quiero ver más muertos, descabezados, sangre, fosas clandestinas, miedo y daños colaterales.
  10. Me duele ver que diga Shell donde debería decir Pemex. Quiero un gobierno que no piense en cómo terminar de enterrar a Petróleos Mexicanos (o a CFE), sino que busque la forma de fortalecerlo y sanarlo. Si Cárdenas viviera segurito se moría otra vez del coraje.
  11. Tiene claro que el reto actual de nuestro país necesita de todos. A pesar de que algunos apoyos no me inspiran nada confianza, Andrés ha logrado conjuntar a personas de todos las corrientes políticas y sociales que estoy seguro quieren trabajar juntos para levantar México.
  12. Me imagino la cara de Carlos Marín anunciando que el Peje ganó. (Sé que está razón no es muy patriota ni altruista, pero para qué negarlo dará para memes divertidísimos)
  13. Pero sobre todo porque tengo una hija de 5 años que se merece un país distinto. Anaya y Meade (y también Margarita y el Bronco) -con todo y las virtudes que seguramente tengan-, sólo pueden mantener el mismo camino por el que hemos avanzado los últimos años, un camino que día a día profundiza la injusticia, la soberbia, la corrupción y la indiferencia. Mi chaparra se merece que me atreva a imaginar cosas distintas.


Pues ahí están mis 13 razones… se que para muchos pareceré AMLOver, pejezombie, ultra-chairo-plus, pero les prometo que no me pagan los rusos, los venezolanos, lord Voldemort, ni los orcos de Mordor.
También voy a votar por Andrés a pesar de muchas cosas que no me gustan: me desespera que siempre hable despacito, no me gusta nadita el PES, algunos de sus aliados me parece que hay que tenerlos bien vigilados (Napo y Cuauh por mencionar dos), no me gusta que les diga fifís y señoritingos a los de enfrente… la lista también se puede hacer larga, sé que no es perfecto y si logramos la hazaña de elegirlo voy a apoyarlo y criticarlo, voy a expresar mis opiniones a favor y en contra, voy a buscar ejercer más plenamente mi ciudadanía. De momento me gustaría que se pronuncie claramente en contra de la ley de seguridad interior y que busque maneras de integrar y darle voz a Marichuy y a los indígenas.

De corazón creo que ya-saben-quien puede ser un buen presidente (estoy seguro que quiere serlo), por supuesto que no tengo la certeza, sólo me brinda esperanza, la posibilidad de un sendero diferente. Los candidatos de enfrente si me brindan certezas pero son de esas que llevo años viviendo, de esas que ya conozco, de las que me tienen harto, de las que ya no quiero más.


Sergio Hernández Ledward

viernes, 5 de enero de 2018

Los 10 mandamientos de un gran facilitador

La espontaneidad es ese momento de libertad personal en el que te encuentras con la realidad, la observas, la exploras y actúas de acuerdo con ella - Viola Spolin


La forma más natural de aprender es jugando, explorando el mundo, divirtiéndote y encontrándote con la realidad. En las últimas dos entradas del blog les he estado compartiendo algunas ideas para formadores, instructores, maestros y coaches que quieren explorar el aprendizaje dinámico con sus grupos... aquí les dejo los enlaces:
En Estuvo re-divertido, pero no aprendí nada contrastamos el aprendizaje inductivo con el aprendizaje deductivo y en Seguimos con las dinámicas: ¡Aprendí y me divertí! revisamos las 3 etapas de una buena dinámica: actúa, reflexiona y aprende.  

Hoy les quiero compartir las 10 ideas que un facilitador de dinámicas no debe olvidar (son una adaptación de las recomendaciones que hace Kat Koppet en su espectacular libro Training to imagine). Así que no se diga más, ahí van:

1) Ten claro tu objetivo.
Un buen facilitador tiene completamente claro el para qué de sus actividades. Pregúntate ¿qué es lo que quiero que los participantes aprendan? ¿qué me gustaría que hagan diferente cuando salgan de la sesión?

2) Se trata de ellos.
Todo lo que hagas, incluido ser carismático, profundo o gracioso, debe ayudar a tu grupo a generar aprendizajes valiosos. No se trata de verte bien (inteligente, atractivo o importante), se trata de que ellos descubran, encuentren, aprendan.

3) Reconoce y celebra los "errores"
Las cosas no siempre salen como las planeaste y del mismo modo que animas a tus participantes a tomar riesgos e intentar cosas nuevas, tú también debes hacerlo. La gente se da cuenta cuando demuestras con el ejemplo que te atreves a fallar y a seguir creciendo.

4) Seguridad y comodidad son cosas diferentes.
El espacio para aprender debe de ser siempre seguro pero muchas veces no debe ser cómodo. Por definición crecer y aprender implican salir de nuestras zonas de comodidad. ¡Crea un ambiente lo suficientemente seguro para salir de la comodidad!

5) Deja que el grupo encuentre sus aprendizajes.
Tal vez no aprendan lo que tú querías o del modo que lo tenías planeado. ¡No importa! Lo verdaderamente importante es que ellos reflexionen, se cuestionen y encuentren sus propias respuestas. Si les haces una pregunta... espera y acepta cualquier respuesta.

6) Atrévete a ser simple.
No siempre necesitas ser original y plantear la actividad más novedosa. Recurre a los clásicos, a esas dinámicas que te funcionan bien y que hacen que caigan buenos veintes. A veces para el grupo también es útil repetir una dinámica que ya conocen y darse cuenta de sus aprendizajes.

7) No digas, muestra.
El aprendizaje experiencial es valioso porque es experiencial :) No les digas a los participantes -antes o después de la dinámica- como debería ser su experiencia. Pregunta, escucha, respeta y construye con sus comentarios.

8) Lleva a la reflexión.
Sin reflexión no generarás aprendizajes. Piensa en el objetivo de tu dinámica y plantea la reflexión en ese sentido. De manera muy general te pueden servir estas seis preguntas: ¿cómo te sentiste? ¿qué hiciste? ¿qué aprendiste con eso? ¿cómo se relaciona esto con tu vida? ¿qué pasaría si... ? ¿cómo lo aplicarás?

9) Respeta las diferencias.
Dale variedad a las actividades que propones, usa algunas que sean atractivas para los introvertidos y luego otras para los extrovertidos (o permite que la misma dinámica tenga fases donde cada uno se involucre más), piensa en los estructurados y  en los imaginativos, involucra la emoción y también al análisis.

10) Confía en ti mismo.
Cuando pones dinámicas, juegos y actividades no sabes qué va a pasar. Improvisa y confía en ti mismo y en tus habilidades para ponerte al servicio del grupo.

¡Felices juegos y felices aprendizajes!

Sergio Hernández Ledward
www.facebook.com/SergioHLedward

Por cierto si aún no descargas mi libro gratuito sobre creatividad. Dale click aquí: Creatividad, los caminos del pensamiento innovador.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Seguimos con las dinámicas: ¡Aprendí y me divertí!



Hoy el blog va principalmente para maestros, facilitadores, instructores, coaches y demás deportistas extremos.



La creatividad es inteligencia divirtiéndose - Albert Einstein

Tal vez suene demasiado simple pero hay dos maneras de aprender (y enseñar): 1) como en la escuela y 2) como en la vida. En la escuela nos explican, nos dicen cómo, qué, porqué, cuándo, dónde y tal vez hasta para qué, la aproximación es inductiva: primero obtén conocimiento y más tarde (si tienes suerte) úsalo. La vida por su parte nos enseña de otro modo, nos pone un reto y ni maíz que nos explica... y así aprendimos a caminar, correr, hablar nuestra lengua materna, trepar a los árboles, andar en bicicleta, besar, tratar a nuestro jefe y resolver problemas de pareja, esta aproximación es deductiva: primero haz y durante el proceso saca tus propias conclusiones. En el blog anterior (dale click aquí: estuvo re-divertido... pero no aprendí nada) te platico a más detalle sobre estas dos maneras de entrarle al aprendizaje y en este quiero plantearte 3 etapas para el aprendizaje deductivo y el uso de dinámicas: Actúa - Reflexiona - Aprende.

Si quieres utilizar la enseñanza deductiva debes observarte como un generador de experiencias más que como un transmisor de conocimientos, ayudarle a los "aprendientes" a pasar a la acción, reflexionar sobre lo que hicieron y extraer conclusiones útiles en su propio contexto. ¡Sencillo!
Una de las mejores formas de hacerlo es plantear ejercicios y dinámicas y conducir a los participantes por esas 3 etapas. Aquí van algunas recomendaciones para cada una de ellas.

Etapa 1: Actúa

  • Ten clarísimo el objetivo de la dinámica
  • Pruébala antes
  • Ten material de sobra
  • Brinda instrucciones súper claras (incluyendo el tiempo)
  • Compárteles el tema de reflexión pero nunca las conclusiones
  • Cuida los riesgos de cada dinámica (físicos, emocionales, de relación)
  • Pregunta si hay alguien que no la pueda hacer y si es así asígnale una tarea. Lo ideal es que nadie se quede fuera
  • Siempre puedes ponerla en "pausa" para que el grupo reflexione y haga ajustes
  • Cuida las interacciones y el ambiente entre los participantes
  • Observa para después comentar


Etapa 2: Reflexiona

  • Cuida que no sea: estuvo divertido pero no aprendí nada
  • Haz preguntas que dirijan la reflexión
  • Dales un ratito silencioso para que cada quien le de su propia pensada
  • Facilita el diálogo. Ayuda a que aprendan unos de otros
  • Modera al dueño del micrófono
  • Valida los diferentes puntos de vista
  • No forces las conclusiones hacia donde tú quieres
  • Evita los "pero´s" cuando respondas a sus opiniones
  • Comenta lo que observaste. Sin juicios
Etapa 3: Aprende

  • Ayúdales a llevar el aprendizaje a su contexto
  • Encontrar dónde y con quién lo van a usar
  • ¿Y todo esto cómo te va a servir a ti?
  • ¿Qué vas a hacer con lo que aprendiste?
  • ¿En qué se parece esto a tu vida?
  • Pídeles que hablen en 1era persona (cambiar "nos cuesta aceptar otros puntos de vista" por "para mi es difícil aceptar otros puntos de vista")
  • Cuida que el ánimo sea positivo al terminar la dinámica
Me parece que esta aproximación no sólo es útil para maestros y facilitadores ya que ayuda a volver el aprendizaje "formal" mucho más dinámico y significativo, sino que también puede ser una lindísima manera de seguir siendo "aprendientes" en la vida. ¡Actúa! ¡Reflexiona! ¡Aprende!

Y por supuesto diviértete en el camino ;)

Sergio Hernández Ledward
www.facebook.com/SergioHLedward

Por cierto si aún no descargas mi libro gratuito sobre creatividad. Dale click aquí: Creatividad, los caminos del pensamiento innovador.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Estuvo re-divertido... pero no aprendí nada



Estoy preparando mi clase sobre el uso de dinámicas para el aprendizaje y ya encarrerado con el tema vamos charlando un poco sobre dos de las estrategias más comunes para invitar a que las personas aprendan, reflexionen e integren conocimientos y habilidades.

Dale una recordadita a tus experiencias en la educación formal. (Vamos: ¡Atrévete!)
Si eres como la mayor parte de las personas que yo conozco puede ser que a tu mente venga un salón de clases con un pizarrón al frente, butacas, mesabancos o sillas acomodadas en líneas y un camarada que con mayores o menores habilidades charlando al frente; un maestro que se supone sabía más que tú del tema particular que se discutía, y tú y tus compañeros tomando notas diligentemente (o aventando papelitos, pensando en la novia o de plano en un trance hipnótico casi comatoso)
Esta tradicional escena educativa es un ejemplo -bastante chafa- del método inductivo: un experto "transmite" conocimientos a alguien con menor grado de desarrollo.

Esta aproximación a la enseñanza normalmente tiene las siguientes características:
  • El maestro (jefe, papá o consultor) es el experto y la fuente de sabiduría
  • El conocimiento se "transmite" de un recipiente a otro
  • Hay que memorizar y hacer las cosas como nos dicen
  • Es mejor que el alumno se quede calladito
  • Hay UNA sola respuesta correcta
  • El error se paga con malas calificaciones, miradas de desprecio o despidos inmediatos
  • Primero recibo la información, después (si bien me va) la utilizo. A veces ese después llega años más tarde.
  • Es el método favorito de nuestros esquemas educativos.
Muchos de nosotros así aprendimos historia, geografía, cálculo, español, inglés, ética, civismo, química, anatomía, derecho, estadística y cuanta cosa más... y mucho de ese aprendizaje lo hemos enterrado entre pesadas capas de olvido.

Por supuesto que también experimentamos momentos mucho más estimulantes. Algunos de ellos tuvieron que ver con una aproximación distinta al aprendizaje, tal vez más deductiva que inductiva. 
¿Cómo aprendiste a caminar, contar chistes, besar o andar en bicicleta? No se porqué pero no te imagino sentadito o sentadita tomando clases sobre las razones profundas del caminado y sus 8 tipologías morfológicas. (Y ya no hablemos de los fundamentos ontológicos del beso)
Muchos de nuestros aprendizajes más valiosos los obtuvimos a través del infravalorado: prueba y error, del "inguesú, a ver qué pasa", de pasar a la acción y luego (espero) reflexionar sobre lo que hicimos.

Algunas ideas para acercarnos a esta forma de facilitar al aprendizaje en grupos:
  • Utilizar el modo natural de aprender
  • En lugar de un maestro hay un facilitador, un invitador a la reflexión
  • Este facilitador más que pensar en contenidos, brinda experiencias
  • Primero actúo, luego reflexiono sobre la experiencia, después aprendo (y saco conclusiones útiles para la vida)
  • El conocimiento no es transmitido, más bien es construido o descubierto.
  • En lugar de sólo una respuesta correcta hay multitud de respuestas posibles... que pueden conducir a resultados diferentes
  • ¡El error es un regalo para aprender!
  • El aprendizaje se recuerda mucho más, porque involucra a la persona de una manera más completa.
  • El grupo no puede quedarse calladito sólo escuchando, necesita conversar y construir comunitariamente el conocimiento.
Por supuesto que las dos aproximaciones tienen sus riesgos. Uno de los riesgos del método tradicional e inductivo lo expresan bien los participantes de mis talleres en empresas y gobierno cuando al inicio les pregunto: ¿qué les gustaría de este curso? y siempre, siempre, siempre hay alguien que responde: "que no esté aburrido"
El riesgo de las dinámicas, los ejercicios y los retos es justo el contrario, que al final de la experiencia de formación o capacitación los participantes se vayan pensando "estuvo re-divertido... pero no aprendí nada"

Espero bien prontito compartirles algunas ideas para facilitar dinámicas y generar aprendizajes valiosos. Por lo pronto me voy a dar clase... (ok, ok a jugar un rato y buscar que el juego y el diálogo nos enriquezca)

Sergio Hernández Ledward
www.facebook.com/SergioHLedward

Por cierto si aún no descargas mi libro gratuito sobre creatividad. Dale click aquí: Creatividad, los caminos del pensamiento innovador.