martes, 29 de septiembre de 2015

Homo sapiens... narratio


Si las historias llegan a ti, cuídalas y aprende a entregarlas cuando se necesiten. A veces una persona necesita una historia más que comida para permanecer viva.
-Barry López

Acaba de comenzar el Festival de Narración Oral Palabras al Viento en Celaya. Escuelas, espacios públicos, cafés, restaurantes y bares se llenarán de cuentos de cada rincón del mundo, la palabra y la imaginación ya están rondando sueltas por las calles y las mentes. El cuento siembra a través del narrador. ¡Qué alegría imaginar semillas luminosas y corazones fértiles! Sin duda es una fiesta; ojalá todos puedan sentarse a los pies de Sherezada, escuchar a Eva Luna y maravillarse con las historias de don Felicio Magialarga. Ojalá muchos nos volvamos hombres sabios narradores.

Los cuentos son sendero, son asiento del vigía y son fogón que nos reúne.

A través del cuento caminamos, nos lleva a lugares desconocidos, al desierto multicolor, a las montañas de la luna o al ombligo de un gigante. Volvemos a ser niños, a asombrarnos con la magia de un mundo –que si sabemos verlo- siempre es nuevo. Los viajes ilustran y caminar por el cuento nunca nos devuelve iguales, crecemos un poquito con cada expedición a la República de Kuentojistán.
El cuento nos permite mirar más lejos, extender la vista hasta galaxias muy lejanas, hasta tiempos remotos y tímidos, o con un poco de suerte –y valentía- hasta las profundidades de nuestra propia mente y corazón. Los mundos se ven distintos desde el asiento del vigía, hay amplitud, ligereza y libertad.
Pero tal vez lo más hermoso del cuento es que es fogón. Es un sitio calientito para reunirnos por la noche, es el lugar donde nos reunimos con el clan, con la tribu, con los hermanos y los amigos. Los cuentos hablan de nuestro linaje humano, de hazañas y fracasos, de lo que nos emociona, nos enamora y nos asusta. Me atrevo a decir que en torno al fuego, el cuento nos contacta con nuestra grandeza y nuestra fragilidad, es un canto del alma humana.

¡Qué falta hace que contemos y escuchemos! Que falta hacen mil festivales palabras al viento. Que falta hace que nuestra alma recupere su vocación cantora. Vayamos al festival. Escuchemos. Charlemos. Contemos. Seamos Homo sapiens… narratio.

Sergio Hernández Ledward
y en twitter: @checoequis

PD. Durante todo octubre mis libros de cuentos y sobre cuentos estarán a un súper precio de promoción en amazon.com (alrededor de 30 pesitos). Aquí les dejo los enlaces.

Escuché decir al viento: http://www.amazon.com.mx/dp/B00QVSBX0Q


Observé al danzar del fuego: http://www.amazon.com.mx/dp/B01183RX48