domingo, 13 de septiembre de 2015

En el 2015 ¿Qué viva México?


Septiembre de 2015, se acerca el aniversario de nuestra independencia y pareciera que tenemos pocas razones para celebrar y dar el grito de ¡Viva México!
Pienso en mi país y rapidito vienen a mi mente la casa blanca de la Gaviota, la fuga del Chapo, Carmen Salinas representándonos en el congreso, Ayotzinapa, Mireles encarcelado, la censura y muerte de periodistas... Nada (o muy poco) que celebrar.

Sin embargo creo que hay que seguir gritando ¡Viva México! no como un acto patriotero, ni como una celebración a nuestras instituciones, sino como una plegaria, un acto de rebeldía, una aspiración y un compromiso con un mejor mañana. Un grito que diga "prohibido rendirse, aquí seguimos".

Así que aquí mis razones para decir y desear que viva México este 2015 

¡Qué vivan los mexicanos que aún se inspiran con Miguel Hidalgo, José María Morelos, Benito Juárez, Francisco I. Madero, Pancho Villa, Emiliano Zapata y Lázaro Cárdenas! Qué vivan los que creen que nuestros grandes no se han ido del todo.
¡Qué vivan los indígenas que charlan, escriben, cantan y hacen poesía en su lengua original!
¡Qué viva la UNAM, el Politécnico, la Ibero y el Tec! ¡Que vivan las universidades autónomas y los tecnológicos regionales, sus maestros y sus chavos!
¡Qué vivan los que no le creen -o le creen poquito- a Televisa! Qué vivan los que se comprometen a no mentir y no engañar.
¡Qué vivan los que son honestos pudiendo ser transas, los que tienden la mano pudiendo ser indiferentes, los que se atreven a hablar cuando callar es más sencillo!
¡Qué vivan Carmen Aristegui, Lydia Cacho, Rosario Ibarra y Elena Poniatowska!

¡Qué vivan las y los distintos! Los que defienden su verdad y saben escuchar la verdad del otro. ¡Que viva el diálogo que no busca imponer sino aprender!
¡Qué vivan los médicos que salvan vidas en el IMSS! ¡Los maestros que se la parten en cada rincón del país! ¡Los policias que se mantienen honestos!
¡Qué vivan los bomberos y la cruz roja mexicana!
También los ciclistas, los lectores, los tatuados, los mimos y los cuentacuentos, los que usan las paredes para hacer arte. Qué vivan los que no se conforman, los que se quejan, los que proponen.
¡Qué vivan los que a pesar de nuestro gobierno logran prosperar chambeando honestamente!
Qué vivan los viejitos que hacen Taichi en el parque Xochipilli

¡Qué vivan Raul Vera y Alejandro Solalinde! ¡Que vivan las patronas veracruzanas! Qué viva todo mexicano solidario con nuestros hermanos centroamericanos.
¡Qué vivan los mexicanos que persiguen sus sueños en otras tierras! Los que extrañan las tortillas recién hechas, los bolillos doraditos y los chiles toreados.
Qué vivan los apasionados de su trabajo, de su arte y de su estudio; los que se entregan y aún siendo lunes les brillan los ojos.
Qué vivan los que hacen cosas pequeñas por los demás, los que ceden el paso, los que te sonríen sin conocerte, los que siguen amando después de muchos años.
¡Qué vivan los papás de la guardería ABC! ¡Qué viva su fuerza y su anhelo de justicia!
Qué viva Wirikuta, qué viva Cherán, qué vivan los caracoles zapatistas. Qué viva el Museo Nacional de Antropología, qué vivan los que dan música a las fiestas de pueblo. Qué vivan los que se echan su cascarita futbolera, los que bailan danzón cada domingo.

¡Qué vivan los que creen que ni la patria, ni el corazón se venden!
Qué vivan los que se indignan con lo injusto. 
Qué viva cada mexicano que dedica tiempo y energía a lo bello, lo bueno, lo justo y lo verdadero.
¡Qué vivan los que no han perdido la esperanza!

¡Que viva la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa! Y contra la triste lógica: ¡Que vivan los 43 muchachos que nos hacen falta!

¡Qué viva México!

Sergio Hernández Ledward
www.facebook.com/SergioHLedward