viernes, 5 de agosto de 2016

Los supuestos básicos peneleros. Parte I

Ayer me reencontré con este texto que escribí en el 2008, la idea original es que sería un capítulo del libro sobre Programación Neurolingüística que escribiríamos en bola los instructores del Centro Mexicano PNL (desafortunadamente el proyecto nunca terminó de cuajar). El chiste es que me lo encontré ayer... y no me pareció tan malo. Así que decidí compartirlo en 3 entregas, ahí les va la primera:

“Descendió lluvia, y vinieron ríos y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca” Mateo 7:25

Toda área del conocimiento se construye a partir de ciertas premisas que le dan sentido, son los cimientos que permiten edificar ya sea construcciones sólidas o estructuras tambaleantes. Y si bien no se ven a simple vista – al igual que los cimientos de tu casa – su solidez será determinante para lo que venga encima.

¿Te has preguntado cuales son los cimientos sobre los cuales se construyó Hogwarts (la célebre escuela de magia, donde estudia Harry Potter)? La verdad es que yo no me lo había planteado, hasta el momento de escribir estas líneas, sin embargo si me he planteado cuales son los cimientos que permiten operar la magia del cambio, la magia de la transformación, la magia del bienestar.

Por ejemplo alguno de las premisas, o supuestos básicos, de la física clásica son:
  • El universo está construido de masa y energía
  • Masa y energía son entidades diferentes
  • La masa y la energía pueden ubicarse en el tiempo y en el espacio
  • Tiempo y espacio son entidades diferentes

Sobre estos cimientos se ha construido todo el edificio de la física clásica, lo cual ha permitido al hombre entender desde la fuerza de gravedad, hasta hacer palomitas en el microondas. Una anotación interesante es que los supuestos básicos de cualquier área del conocimiento, cambian con el tiempo, esto es, surgen, permiten ciertos desarrollos, y llega un momento en el que empiezan a ser cuestionados, en el caso de la física podemos ver como los descubrimientos de Einstein, comienzan a sembrar dudas en como entendemos el funcionamiento del universo, y aún más como a partir de Werner Heisenberg y Niels Bohr, la física cuántica comienza a poner de cabeza todos estos supuestos.

Así que con estas ideas en la mente, te invito a explorar los supuestos que le dan sentido a la PNL, así que ponte tu casco y tus botas para entrarle a revisar los cimientos de la magia. Como bien sabes la PNL surge de observar lo que funciona, así que estos fundamentos provienen de distintas áreas, desde la lingüística transformacional hasta la teoría general de sistemas.


  • El mapa no es el territorio o “cada cabeza es un mundo”
Alfred Korzybski - un estudioso polaco de la semántica y la matemática - puso en palabras bonitas lo que nuestras abuelas ya sabían. Cada ser humano percibe e interpreta la realidad de maneras diferentes.
La definición de mapa es “representación gráfica de un territorio”, y la idea puede parecer bastante simple, es obvio que cuando sostengo un mapa de la república mexicana en mis manos, no estoy sosteniendo a México, sólo a una de sus representaciones, sin embargo si llevamos está idea un poco más allá, podemos cambiar la palabra mapa por “representación de la realidad”, y la palabra territorio por la palabra “realidad”. De este modo este supuesto quedaría así “la representación de la realidad no es la realidad”, en otras palabras ¡lo que yo pienso sobre las cosas no es la verdad! – o por lo menos, no es toda la verdad.
Si te pones a pensar, te darás cuenta que los seres humanos tenemos una percepción reducida, los colores abajo del rojo – los infrarrojos – son invisibles a nuestros ojos, los colores arriba del violeta – los ultravioletas – tampoco los podemos ver, y del mismo modo hay sonidos y sensaciones que existen pero que no percibimos. Con esto quiero decir que nuestro equipo físico no nos permite conocer toda la realidad, y si a esto le añadimos nuestra educación, valores, cultura, familia, prejuicios, etcétera, nos daremos cuenta que sólo tenemos un cachito (si bien nos va) de la realidad.

Este supuesto tiene varias implicaciones prácticas, por un lado es una invitación a la tolerancia, a darnos cuenta que cada persona piensa distinto, y por otro a la humildad, a darme cuenta que no poseo la verdad absoluta.

¡Saludazos! En unos días les comparto otro cachito.

Sergio